Kengo Kuma reformula la sauna finlandesa a través de la madera y la curva

En el enclave artístico y natural de Naoshima, Kengo y Taichi Kuma han convertido la cabaña elemental de la sauna tradicional finlandesa en una sofisticada caverna orgánica de madera. Un espacio netamente japonés, de meditación y enaltecimiento de los sentidos, en un medio radicalmente distinto a aquel en que se originó.

Un cambio de tipología en la sauna finlandesa

La sauna es una institución nacional en Finlandia. En su versión más genuina, estos baños de calor seco —sin vapor— se instalan en pequeñas cabañas de madera a la orilla de alguno de los centenares lagos que contrapuntean la taiga boreal finesa. Tras someterse a la depuración corporal en su interior, el usuario se rehidrata sumergiéndose en las aguas heladas del lago. Su mística saludable guarda relación directa con la gélida condición del medio en que nace: el calor ansiado llevado al extremo, el frío glacial del lago incluso en verano.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

Lo que el estudio de Kengo Kuma ensaya aquí —bajo la batuta de su hijo Taichi— es una traslación de esta tipología nórdica a un medio climático y culturalmente distinto; apoyándose, eso sí, en la acreditada expertise de la firma con el manejo arquitectónico de la madera. El volumen espiraloide de esta construcción —como de concha marina a modo de turbante— es el hito central de un peculiar lodge, llamado Sana Mane en una idílica ensenada de la isla de Naoshima, en el mar de Seto, al sudeste del Japón. La isla es un enclave turístico vinculado al arte. Allí tiene lugar el celebrado festival Seituchi Triennale; también se emplazan diversos museos diseñados por Tadao Ando y se pueden admirar numerosas obras artísticas públicas, en especial unas emblemáticas y coloridas calabazas de Yayoi Kusama.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi
Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

La caracola de madera de Taichi y Kengo Kuma

Sana Mane lo constituyen una serie de estructuras ligeras en forma de geoda —que proceden curiosamente de Finlandia—, entre las que se distingue esta caracola cavernosa de madera. Sobre una base bulbosa de hormigón, el armazón es el resultado de apilar 1500 capas de madera laminada segmentadas en 5000 piezas montadas en seco y unidas por leves puntales metálicos. Todo el proceso de diseño habría sido imposible sin un espectacular despliegue de recursos digitales en 3D y CAD, y el desarrollo de fabricación es una prolongación de este a través de un sofisticado sistema de CNC (Control Numérico Computerizado). El transporte y la instalación, sin embargo, se hicieron manualmente en el lugar, algo en lo que Taichi y Kengo Kuma hacen hincapié para subrayar el encuentro armónico de tecnología punta y oficio artesano.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

La idea es partir del espacio-sauna para erigir una —muy japonesa— atmósfera de meditación, de autoconciencia, de potenciación de los sentidos en el encuentro del bosque y el mar. Frente al elemental refugio de las cabinas finesas, se impulsa el gusto nipón por las superficies texturizadas y rugosas, se aquilatan las proverbiales sombras tanizakianas con una cuidadosa iluminación que matiza la entrada de luz cenital por el óculo que culmina la espiral. En la distancia, esta visión le produjo a un miembro del estudio “la impresión de estar ante una imagen generada por Photoshop”, pero de cerca se aprecia el juego de estratos contrapeados de madera laminada. La sencilla cabaña se transforma en una delicada caverna leñosa.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

Un debate estructural sobre la forma de esta sauna japonesa

La exquisitez de este pequeño proyecto es indudable, y el surgimiento de algunos interrogantes, inevitable. Taichi Kuma proclama que, más allá del organicismo, se trata de un “diseño biomimético”, es decir, que recrea las cualidades de la caracola que evoca. ¿Pero lo hace realmente? Una propuesta de ese tipo se defiende desde el aprovechamiento y la replicación de las propiedades de la bioforma referente para los fines previstos.No obstante, el propio Taichi explica que “normalmente, un espacio tan alto no sería adecuado para una sauna. Aquí se consigue con una ventilación forzada con entrada desde el remate y salida por el fondo”, cuya resolución requirió de largas y trabajosas simulaciones de termoestabilidad en 3D y CAD.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi
Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

Asimismo, Yasuhiro Oka, una de las diseñadoras de la iluminación, explica que fue todo un reto solucionar las dificultades de los leds para soportar tan altas temperaturas. En definitiva, la forma no se eligió por su conveniencia funcional y programática, sino que hubo de ser trabajosamente adaptada para satisfacerlas. El juego transcultural de plantear una sauna japonesa y tropical puede justificar estas idas y venidas, pero es oportuno señalarlas.

Kengo Kuma. sauna finlandesa. caracola
Sauna Sazae. Foto: Keishin Horikoshi

En este enlace puedes leer más sobre otros proyectos realizados por Kengo Kuma.

¿Dónde se ubica Sauna Sazae?

La isla de Naoshima, en el mar de Seto, al sudeste del Japón.

¿Qué materiales se han empleado para hacer la Sauna Sazae?

1500 capas de madera laminada segmentadas en 5000 piezas montadas en seco y unidas por leves puntales metálicos.

Tu opinión importa

Dínos, ¿Qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 110

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Si te ha gustado este artículo también puede interesarte...