Duffy London. Hacia la perfección lúdica

Comparte

La línea creativa de este estudio londinense invita a entrar en un universo donde los objetos guardan una fuerte remanencia de funcionalidad, pero con un orden levemente subvertido. Diseños que buscan el mayor refinamiento y en los que el juego, el humor y los nombres sugerentes toman la palabra.

King Arthur. Duffy London
King Arthur

“Estos productos están hechos a mano con atención y cuidado por artesanos locales. Solo se utilizan materiales de proveniencia ética. Por favor, permítanos entre 16 y 20 semanas para su entrega”. Esta leyenda reza en la ficha descriptiva de todas las propuestas de Duffy London. Además de una alocución al posible cliente, es básicamente una carta de presentación. Porque no podemos quedarnos solo con la superficie, con esa primera impresión de sorpresa que nos hace arquear los ojos y sonreír espontáneamente cuando nos acercamos a su trabajo. El fundador del estudio, Christopher Duffy, puede estar orgulloso de esa gran personalidad que da a sus objetos. Pero también puede estar satisfecho de la fortaleza de sus eco-credenciales y de ese diálogo que ha logrado construir con sus artesanos en el Reino Unido. Gracias a ellos, sus piezas únicas o series limitadas tienen una altísima calidad de producción. Con esa parte del negocio encaminada y estable, Duffy se inclina hacia un imaginario de lo inusual donde prima el humor, la ingenuidad y también cierto misticismo vital.

UP Balloon Coffee Table
UP Balloon Coffee Table

ROOM Diseño.- ¿Cómo funciona su proceso creativo?
Duffy London.- Es una mezcla de todo: ideas, dibujos, dibujos, dibujos, ordenador, más ordenador, más ordenador, más ordenador. Primer prototipo: encontrar y arreglar el problema mayor. Más ordenador, más ordenador, más ordenador. Segundo prototipo: encontrar y reparar problemas menores. Más ordenador, más ordenador. Tercer prototipo: perfeccionar y más ordenador… En el quinto todo debería estar cerca de la perfección. Si es bueno, entonces lo fotografío y lo enseño al mundo. Si no lo es, lo desecho y empiezo de nuevo.

Monolith Chair. Duffy London
Monolith Chair

R.D.- Veo que el ordenador es fundamental para usted. ¿Le interesa especialmente la fabricación digital y lo que se hace en los FabLabs?
D.L.- Sí, nos encanta la tecnología digital. Con ella normalmente solo necesitamos entre tres y cinco prototipos finales en vez de diez o quince. Esto hace que la fabricación resulte más asequible y la calidad del producto final sea mucho mejor. También nos ayuda a desarrollar cosas que antes eran imposibles; además de hacerlas en pequeñas cantidades, que es la forma en la que nos gusta trabajar.

Megalith Table. Duffy London
Megalith Table

R.D.- Hablando de fabricación, el carácter artesanal y meticuloso de sus diseños es fundamental. Al menos, así lo parece.
C.D.- Es muy importante ser meticuloso para nuestros clientes y también es importante que una idea o concepto se ejecute tan cerca de la perfección como sea posible. En mi opinión, esto es esencial si quieres que tu trabajo sea considerado como algo relevante.

Abyss Table. Duffy London
Abyss Table

R.D.- La preocupación medioambiental es otro de sus temas recurrentes. ¿Qué entiende usted por sostenible?
D.L.- Intento hacer objetos de una manera simple y esto parece ir de la mano con la ecología. Por ejemplo, fabricar localmente hace mi vida más sencilla y también es más beneficioso para el medio ambiente. Uso una furgoneta eléctrica 100% porque es alucinante y me encanta, y también porque se puede decir que es mejor para el planeta, además de que es muy barata de mantener. Reutilizo nuestro embalaje ya que es increíblemente caro y mucho más si tienes que pagar para que lo recojan como basura. Y sobre todo, intento fabricar productos que puedan perdurar en el tiempo y permanecer como objetos de deseo. No hago nada que vaya a ser utilizado durante una o dos semanas y luego a la basura.

Duffy London Swing Table
Swing Table

R.D.- Interesante esa idea del trabajo duradero. ¿Cuáles son las cualidades imprescindibles que ha de tener un buen diseño?
D.L.- Que sea un concepto original, que responda a una necesidad (no simplemente una tontería por amor a la tontería) y que se desarrolle con una ejecución excelente.

Flying Carpet. Duffy London
Flying Carpet

R.D.- Pero esa exigencia por la originalidad y la perfección, ¿no lo desgasta?
D.L.- Sí y sí. Estoy agotado. Por cada objeto que ves, hay al menos diez que son descartados. Por eso, cada victoria para mí es una victoria pírrica. Pero no lo sé hacer de otra manera.

R.D.- Hablemos de los materiales. ¿Son condicionantes para su creatividad o inspiradores?
D.L.- Depende. Hay veces en que simplemente utilizo el mejor material y el mejor proceso para expresar un concepto. Y otras, en que las ideas vienen de algún proceso o experimentación en el que hemos estado trabajando.

Woodsman Axe Dining Table. Duffy London
Woodsman Axe Dining Table

Revisamos sus propuestas que, como Christopher nos cuenta, siempre tienen inspiraciones literarias, artísticas (admira a Anish Kapoor) o cinematográficas (es devoto de 2001: Una odisea en el espacio, Guía del autoestopista galáctico…). Nos detenemos en una de sus piezas más aplaudidas, Abyss, una mesa que simula el abismo del mar y que está desarrollada mediante la superposición de capas de cristal y madera como si fuera una sección transversal del océano. Más en esta línea, la lograda silla Shadow, en todas sus versiones. O las mesas Monolith y Megalith, que llevan todo el peso de la existencia encima: volumen, contundencia y filosofía a la hora del té. Pero también es entrañable y divertida otra apuesta: las mesas de trabajo Swing, cuyas sillas colgantes alrededor se balancean aportando un aire de ligereza a todo el conjunto. De pronto imagino reunido al team creativo de Mad Men columpiándose y preparando bocetos para Playtex, Vicks o Avon…

R.D.- Su trabajo es anarquista y habla de no fronteras. ¿Hay algo imposible en diseño?
D.L.- Yo diría que no. Nada es imposible, pero muchos diseños te matan antes de que consigas que salgan bien, y normalmente son los que pensabas que serían menos complicados. Con la mesa Abyss me pasó esto y casi me vuelvo loco.

R.D.- Pero Abyss parece marcar un punto de inflexión en su carrera y es uno de sus hits más mediáticos. ¿Qué significado tiene para usted?
D.L.- Por el momento significa que tengo una lista de pedidos todavía mayor. Antes era de meses, y ahora es de años. Una vez que salga de esto, puede que tenga perspectiva y sea capaz de ver el resultado con más claridad.

R.D.- Repasando su producción hay un equilibrio entre diseño democrático y diseño de lujo. ¿Acepta esta dicotomía? ¿En dónde se mueve mejor?
D.L.- Sí, la acepto y es difícil. El diseño democrático sería algo así como la mesa MK1, que es mi producto más difícil, ya que hay que ajustar mucho la fabricación y el coste. Además, ha conllevado mucho desarrollo y tiempo para perfeccionarlo. Creo que me siento más cómodo con el diseño de lujo, ya que solo tengo que pensar en el concepto y en cómo hacerlo. Todo lo demás toma un carácter secundario, si es que hay algo secundario.

R.D.- Entonces, ¿hacer objetos únicos o de edición limitada es un desafío o una necesidad? ¿O una mezcla de todo eso?
D.L.- Es un reto que a veces casi me destruye mental, física y económicamente, y que está impulsado también por una necesidad inherente. Como te he dicho antes, me gustaría que nuestras piezas duraran muchísimo tiempo. Para ello utilizamos tecnología moderna con la intención de construir objetos hermosos que habrían sido imposibles en cualquier otra época anterior a la nuestra.

R.D.- Pensando en esa posteridad, ¿cuál de sus creaciones es la que más responde a sus señas de identidad?
DL.- Mi próximo trabajo.

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos 0

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.