Domaine de Boisbuchet

Comparte

Este es sin duda el artículo más subjetivo hasta el momento, avisados quedan. Boisbuchet es un lugar mágico en medio de no mucho, no diré en medio de la nada, pero en medio del no mucho francés. Este particular campamento para diseñadores es un pequeño trocito de paraíso, en el cual vives más o menos una semana rodeada de diseñadores, arquitectos, artistas, joyeros… gente creativa en definitiva. Vienen de todas partes del mundo, de hecho, gracias a mi estancia en Boisbuchet me felicitan el cumpleaños por Facebook en más de 10 idiomas.

Desde luego, es la gente que comparte esta experiencia contigo la que hace que este sitio sea diferente, pero es que la finca en sí también es espectacular. Además de en el castillo original, en Boisbuchet puedes «trabajar» en pabellones de Shigeru ban, Simón Vélez, etc. O inspirarte en sus campos, en el lago, o con los caballos; en fin, hay mil opciones.

Pero no todo es «relax» en Boisbuchet, el objetivo es que realices algún workshop allí. Estos talleres, que se realizan cada semana desde junio hasta septiembre, son impartidos por profesionales, como poco, interesantes. Este verano por ejemplo estarán, entre otros, Jaime Hayón, Úrculo, Tomoko Azumi, Max Lamb o Paloma Cañizares, de quien hablé en mi último artículo.

¿Imaginas construir una pequeña casa,  o algún mueble con esos materiales naturales que tanto caracterizan a Simón Vélez, aprendiendo y viviendo tú mismo ese proceso de la mano del propio Simón? ¿O interactuar con las formas cómo solo Maria Blaisse sabe?

No sé, leo el programa  y cada nombre, cada workshop me sugiere algo distinto y apetecible. Recuerdo mi propio taller con Sigga Heimis, cuyo objetivo era trabajar con luminarias y espacios. Así dicho  no tiene mucho interés, pero  allí todo es especial, tú diseñabas y construías las luminarias con los materiales que encontrabas. En mi caso, aproveché que tenía compañeros japoneses para que me enseñaran un poco más de origami, lo cual fue divertidísimo, ya que sacado de la escala de un A4, se consiguen formas muy interesantes. Por otro lado, hay que hablar del espacio, el nuestro fue una vieja casita que hay en algún punto de la finca, rodeada de un montón de vegetación y con muchos rincones en los que trabajar. Allí un enunciado como “luminarias y espacios” se convierte en jugar en un espacio único, aprendiendo de otras culturas y viendo como tu proyecto pasa del papel a la realidad, cosa que quizás no todos hemos tenido la oportunidad de realizar.

No puedo acabar esta bonita historia de cuento sin hablar de la gente que compone el staff, ya que son quienes te van ayudar a que tus proyectos se lleven a cabo. Son internacionales, por supuesto, pero sobre todo son amables, graciosos, simpáticos, algo locos… En fin, gente que merece la pena  y que siempre están dispuestos a echarte una mano, ya sea a construir un columpio, a buscar materiales para una lámpara, o con tu disfraz el miércoles (prefiero no revelar mucho más sobre los disfraces, si vais ya descubriréis a que me refiero ). En fin, si no tenéis planeadas vuestras vacaciones este año, os recomiendo que echéis un vistazo a su programa de talleres, seguro que hay alguno al que no podréis resistiros.

[vimeo]http://vimeo.com/44891895[/vimeo] [vimeo]http://vimeo.com/46290245[/vimeo] [vimeo]http://vimeo.com/45841913[/vimeo]

 

www.boisbuchet.org

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 1

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Tags

Comparte