Quim Larrea escribe sobre la Férula de Charles Eames

Comparte

Ferula Charles Eames y Ray Eames

El buen diseño de Mijaíl Kaláshnikov aplicado con precisión sobre el fusil AK47 dio como resultado una de las armas más populares de la historia y un balance aterrador: el número de muertos, heridos y tullidos que han generado los 80 millones de unidades producidas es incontable. El caso Kalásnikov no es único. El subfusil Uzi, de Uziel Gal, el famoso M16, de Eugene Stoner, que se popularizó en Vietnam, o la pistola Glock, de Gaston Glock, son la paradoja de cómo un buen diseño, con ventas millonarias, puede ser una gran desgracia.

Ferula Charles Eames y Ray Eames

En el otro lado de la balanza, Charles y Ray Eames trabajaron para la US Navy en 1943 desarrollando una férula que permitía el primer auxilio y la evacuación de soldados heridos en las extremidades inferiores. Estaba realizada en madera laminada, moldeada en caliente, y unos cortes oportunos permitían al enfermero pasar vendajes y fijar la pierna para mejorar la herida. La pieza era barata, ligera, apilable, fácil de usar y tan funcional que salvó miles de piernas. Se calcula que se sirvieron hasta 150.000 unidades entre 1943 y el fin de la II Guerra Mundial. Acabada la contienda, las piezas siguieron produciéndose por algún tiempo. Pasados los años, la Eames Office -fundación que protege y divulga su obra- realizó una edición limitada y numerada que vende desde su página web. Ahora ya no es tan barata, lamentablemente.

Ferula Charles Eames y Ray Eames

Aunque quizás sea uno de los trabajos más desconocidos de los Eames, es uno de mis diseños favoritos. En mi casa, en el salón, colgada cerca del sofá tenemos una, y muchos amigos que nos visitan preguntan por ella, confundiéndola con una escultura. Es un placer explicarles su historia, que engrandece su belleza. En estos momentos convulsos, desosegados, donde canallas de todo pelaje campan y matan, maldigo la hora en la que los Kaláshnikov, Gal, Glock y tantos otros pusieron su inteligencia para diseñar objetos tan deleznables. Y, entonces, miro la pieza de los Eames, apenas unas láminas de madera encoladas y moldeadas, y me reconcilio con mi profesión… y con el ser humano.

Quim Larrea

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 1

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Tags

Comparte