Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana, libertad y contracultura

Comparte

La capital holandesa vuelve a brillar con una gran exposición que recoge la historia de la moda en su ciudad. Maison Amsterdam, ciudad, moda, libertad es el título que recrea, de manera amplia y significativa, más de 150 creaciones -históricas y contemporáneas- que cuentan la historia de Ámsterdam como capital de la moda con un sello propio y una singularidad reconocida internacionalmente.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
Amsterdam Rainbow Dress, fotografie Dario & Misja, model Valentijn de Hingh

Maison Amsterdam, ciudad, moda, libertad es el título que recrea, de manera amplia y significativa, más de 150 creaciones —históricas y contemporáneas— que cuentan la historia de Ámsterdam como capital de la moda con un sello propio y una singularidad reconocida internacionalmente. Su sede: la Nieuwe Kerk Amsterdam, un espacio destinado a la cultura siempre a la vanguardia y que no deja de transformarse en cada una de sus iniciativas, ya sean sobre arte, fotografía o diseño. Con una media de 250 000 visitantes al año, la iglesia, uno de los monumentos más antiguos e impresionantes de Ámsterdam, ubicada en el corazón la plaza Dam, es uno de los lugares de exposición y de eventos más populares de los Países Bajos. En esta ocasión, el templo da cuenta de esta ciudad liberal y creativa, respetada y admirada por sus ideas y sus propuestas siempre a contracorriente.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
© Hans Dukkers / Maria Austria Instituut

Un recorrido por la ciudad

La exposición nos permite dar un paseo por la ciudad y por distintas épocas, mostrando el rico diálogo que se genera entre los códigos urbanos, la moda y los diferentes barrios y costumbres. La plaza Dam, el Zeedijk, el Vondelpark y los Puertos del Este, entre otros rincones, se van asociando a distintos ejes temáticos ligados a la moda: la vida nocturna de los locos años 20, los famosos clubes de los 80 y 90, los desfiles y los festivales, la alta costura y la vida juvenil. Cada momento y cada sitio tiene sus representantes y sus momentos de gloria, y todo queda registrado en la manera de vestir.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
Nederlands Fotomuseum / © Ed van der Elsken

Desde las tendencias revolucionarias como la minifalda y la chaqueta punk junto a los grafitis, el boom del denim  y más hacia atrás, el abandono del corsé o la vestimenta de los inmigrantes. Como broches dentro de este rico relato, exhaustivamente comentado por los comisarios, Ninke Bloemberg y Pieter Eckhardt, piezas muy disímiles, pero igualmente espectaculares como el vestido de novia de la reina Máxima de Holanda, firmado por Valentino con su larga cola de cinco metros salpicada de detalles florales y encajes, todo hecho a mano; los provocativos pantalones vaginales de la artista pop Janelle Mone o el tutú denim de Safe Distance, realizado durante la pandemia en colaboración entre  G-Star RAW y el Ballet Nacional Holandés. Un tutú único con un diámetro de tres metros que aludía a la distancia de 1,5M que había que mantener socialmente y que convirtió la propuesta en  una exitosa y premiada campaña.

Uno de los puntos fuertes del relato es dar a conocer a  Ámsterdam como Ciudad Capital del Denim, donde se dieron citas famosas marcas de vaqueros como G-Star, Denham, MUD Jeans, Scotch & Soda, Amsterdenim o Kings of Indigo. Cabe destacar que Ámsterdam es el único lugar del mundo que cuenta con una escuela especial donde se enseña la artesanía del denim, la Jean School de Ámsterdam-West. Y apegados a las nuevas circunstancias que vivimos, las prendas de Ronald van der Kamp, confeccionadas a partir de piezas de fábrica recicladas y con exceso de existencias, aluden al impacto de los cierres de boutiques y la cancelación de desfiles.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
©Daily Paper, FW21 campaign

Una mención especial —por algo está colocado en un gran podio— el icónico Vestido Arco Iris de Amsterdam (Amsterdam Rainbow Dress), de Mattijs van Bergen, Arnout van Krimpen, Jochem Kaan, Oeri van Woezik (2016), cuya misión es concienciar sobre la legislación mundial contra las LGBTQ+. Con un diámetro de más de 16 metros, está formado por las 71 banderas nacionales de los países en los que la homosexualidad sigue estando penada. Cuando un país cambia su legislación, la bandera es sustituida por una bandera arcoíris. El corpiño está formado por cuatro banderas de Ámsterdam, ya que la ciudad de Ámsterdam es considerada como un paladín de la emancipación de la comunidad LGBTQ+, a nivel nacional e internacional.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
Nederlands Fotomuseum / ©Ed van der Elsken. Beethovenstraat Amsterdam, 1967

Consagrados y emergentes

La alta costura icónica y las propuestas innovadoras ocupan su lugar junto a piezas que reflejan un estilo de vida juvenil, el look hippie o el cruce de culturas y usos que traen los viajeros y los nuevos habitantes. Todos dejaron —y dejan— su rastro en la ciudad y Maison Amsterdam así lo testimonia. Pero no se trata solo de tendencias o apariencias. Temas como la sostenibilidad, el género y la diversidad también están presentes dejando patente que el campo del desarrollo textil no es ajeno a las preocupaciones de la sociedad.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
Designer Benchellal, fotografie Tim Verhallen, muze Robin Makkes / Ulla Models, haar Magdalena Loza, make up Anita Jolles

Maison Amsterdam incluye muestras históricas de la colección de moda del Museo de Ámsterdam, socio colaborador, así como una amplia variedad de obras contemporáneas. Entre otras, se exponen creaciones de famosos modistos del siglo XX como Frank Govers, Frans Molenaar, Max Heymans y Fong-Leng, y también de nombres actuales de impacto internacional como Ronald van der Kemp, Iris van Herpen, Jan Taminiau y Viktor & Rolf. La muestra quiere también dar visibilidad y poner valor a las marcas locales de nuevas generaciones como Patta, Daily Paper, Amber Jae Slooten, Karim Adduchi, Ninamounah, Bonne Suits, que han sabido traspasar fronteras y llegar a millones de personas rompiendo moldes y apelando siempre a la experimentación.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
©Violette Cornelius / Nederlands Fotomuseum. Modeshow van Dick Holthaus, 1961

Todos los temas se tocan. Un traje de noche verde neón de Viktor & Rolf con «Ámsterdam» en el pecho en letras grandes y una aplicación de una hoja de cannabis debajo hace referencia a la ambigua relación que tiene Ámsterdam con el turismo (de drogas). La noche y el círculo de los clubes están presente con marcas como The New Originals y Bonne Suits. Símbolo de la vanguardia en los años 80 es GILL. Cuatro marcas (diseñadores, estilistas y fotógrafos) unieron sus fuerzas: Gletcher, Illustrious Imps, Lola Pagola y Lawina. Buscaban la diferencia y fueron los creadores de ferias y desfiles internacionales en los 90. Sin duda, quienes se vestían de GILL eran los más modernos. Y GILL, de alguna manera, sigue activa en la actualidad.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
Iris van Herpen, fotografie Michel Zoeter

Versatilidad, enfoque inclusivo  y celebración de la moda urbana

En el trasfondo de las reflexiones, una pregunta clave: ¿Qué efecto tiene la libertad, pero también la falta de ella, en la moda? Una pregunta que se lanza a los visitantes desde una ciudad que siempre ha hecho gala de tolerancia y apertura de miras y que ha sabido expandir esos valores a todos los extranjeros que la visitan.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbanaMaison Amsterdam. Exposición de moda urbana
©Patta

Por eso, además de reunir creaciones procedentes de las colecciones de diseñadores y museos, la exposición tiene el acierto de incluir préstamos de particulares que han buscado en sus armarios prendas que simbolicen para ellos la libertad y que explican su elección en un vídeo. Instructivas y amenas son las presentaciones de la alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, del cantante y compositor Jeangu Macrooy o la activista drag queen Jennifer Hopelezz, entre otros. El resultado nos permite conocer historias personales que nos cuentan su relación con la ciudad y lo que la ropa puede significar en ella.

La escena del diseño de los Países Bajos se caracteriza por capacidad de riesgo e innovación.  La Semana del Diseño Holandés (Dutch Design Week), en Eindhoven, lo atestigua cada año con inteligentes y afinadas novedades. Y el arte de vestir, con su propia idiosincrasia, no es ajeno a este despliegue. Por eso resulta más que pertinente este acercamiento a 250 años de historia de la moda de Ámsterdam, desde la pasarela hasta el club y desde el estudio hasta la calle.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbanaMaison Amsterdam. Exposición de moda urbana
© Evert Elzinga

Los batik de Indonesia y los brillantes estampados de los dashikis (camisas masculinas) y kotos (camisas atrevidas) tradicionales de Surinam también forman parte de unos de los bloques, una manera de resaltar la presencia de  las comunidades multiculturales que conviven en la capital y el deseo de expresar el patrimonio a través del vestido.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
© Evert Elzinga

Planteada con grandiosidad e inteligencia, la diseñadora Tatyana van Walsum dividió la iglesia en «salas» separadas que nos van guiando por distintas épocas y estilos. Todo es sorpresa y colorido. Grandes fotografías y vertiginosos audiovisuales agregan dinamismo a la narración que muestran los maniquíes con los distintos modelos que tienen como marco incomparable la propia escenografía de la iglesia y su espectacular arquitectura.

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
© Evert Elzinga

Y por si fuera poco, se suma la intrigante proyección de Amber Jae Slooten que ha fundado  el primer almacén virtual del mundo, The Fabricant, con sede en Ámsterdam. La novedad es que el primer vestido de alta costura digital de la marca se subastó en Nueva York en mayo de 2019 por 9500 dólares. ¿Será una pantalla nuestro próximo fondo de armario?  

Maison Amsterdam. Exposición de moda urbana
© Evert Elzinga

La forma de vestir es uno de los aspectos más importantes a la hora de definir una época. La moda es invención y autoexpresión y como tal nos muestra cómo evolucionamos mentalmente. Ámsterdam nos propone recorrer esa progresión, sumarnos a la excentricidad e incluso dar voz a los jóvenes que actualmente desafían las normas de género en las prendas. Porque es una ciudad para todos y su mirada hacia la moda lo demuestra. Vale la pena sumarse a esta fiesta del diseño que refleja lo que somos y lo que podemos ser, siempre libres, como el viento.

La exposición ‘Maison Amsterdam: ciudad, moda, libertad’ estará abierta hasta el domingo 3 de abril de 2022.

*Reportaje realizado gracias al apoyo a la Embajada de Países Bajos en Madrid.

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 3

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Tags

Comparte