Food Design. Política en el plato

Comparte

Colflict Kitchen. Food Design. Política en el plato

Mucho más que un mero combustible, la comida tradicional es una de las representaciones culturales más complejas que podemos encontrar. Nos habla de los individuos que la consumen y de su lugar de origen, dándonos una descripción sorprendentemente precisa. La materia prima nos habla del clima y del paisaje en el que vivimos. Y cómo la cocinamos y qué descartamos nos habla de nuestras necesidades calóricas y de nuestra cultura; de nuestros ritos, religiones, costumbres y normas sociales. Nuestra relación personal con ella deja pistas sobre nuestra psicología individual. De lo más general a lo más concreto nos define: somos lo que comemos

Conflict Kitchen. Food Design. Política en el plato

Pero al igual que gran parte de nuestra identidad cultural se forma en torno a la cocina, nuestra identidad nacional no escapa a esta construcción tampoco, por lo que encontramos otros factores que tienen un impacto directo en nuestra dieta. Uno de los más poderosos es la política. Lentos pero seguros, los movimientos políticos, los intereses económicos y las lógicas de producción esculpen sutilmente nuestro paladar. La comida es y ha sido históricamente un vehículo para acercar culturas, pero también un motivo de conflicto y una herramienta de sometimiento. Para hacer este tema menos árido recurramos al arte. Los conflictos políticos son un tema habitual en la producción de artística actual, y la comida el vehículo perfecto para acercarnos a lo ajeno. Repasemos varias instalaciones que nos hacen reflexionar sobre comida y conflicto.

Conflict Kitchen. Food Design. Política en el plato

Empezamos por Conflict Kitchen, un proyecto con sede en Pittsburg, en un pequeño local que sirve comida para llevar de países con los que el gobierno de EEUU está en conflicto. En ediciones anteriores han servido platos representativos de la cocina venezolana, iraní, palestina, norcoreana, cubana o iroquesa en la actualidad. La decoración del local cambia con cada una de estas ediciones y se organizan eventos, debates o charlas ofrecida por ciudadanos originarios de estos países. Los envoltorios que envuelven la comida recogen historias, testimonios y reflexiones de sus habitantes. Con esto pretenden acercar una cultura de manera sensorial, pero también poner cara a ese conflicto y a las personas que sufren sus consecuencias. Su intención es activar el pensamiento crítico de sus comensales o que al menos cuestionen lo que está ocurriendo entre ambos países desde un acercamiento personal. ¿El objetivo? Que esta experiencia sea el detonante de una conversación, quizás, desde un punto de vista algo más amplio y empático.

Conflict Kitchen. Food Design. Política en el plato

Otra cara de la moneda es el proyecto The American Reputation Aid Society (ARAS, en sus siglas en inglés). Se trata de una instalación interactiva y performática que lleva la política internacional a un nivel interpersonal. Su creadora, Carly Schmitt, recorre Wiemar (Alemania) y sus alrededores con un carrito que sirve gratuitamente comida típica americana con la intención de provocar una conversación sobre la comida, la cultura, las relaciones personales, la identidad nacional y la política internacional. Todo esto haciendo una sátira sobre la industria de la ayuda internacional, para terminar analizando la forma en que tratamos la nacionalidad frente a cómo nos relacionamos un nivel global

 The American Reputation Aid Society. Food Design

Les Aliments Refusés es una instalación que tuvo lugar en el Matadero de Madrid (un lugar muy significativo para el tema que nos ocupa) en noviembre de 2014, fruto de la colaboración entre el grupo Declinación Magnética y el estudio Baba au Rhum. Como explican en su propia web, el proyecto recorre la historia de cinco alimentos de origen americano, hoy considerados super foods: chía, maca, quinoa, cacao y amaranto. Estos alimentos eran de vital importancia para la supervivencia de las sociedades precolombinas, ya fuera por su importancia nutricional, medicinal, simbólica o ritual. Dada su trascendencia, durante la colonización de mesoamérica, muchos fueron prohibidos, erradicados o utilizados como herramientas de control y sometimiento.

Les Aliments Refusés. Food Design

Después de siglos desaparecidos y años de trabajo hasta su progresiva recuperación, llegan hoy a los platos europeos fruto de las campañas de marketing y las nuevas modas alimenticias imperantes, provocando de nuevo desajustes ecológicos, económicos y sociales como resultado de la lógica capitalista. Al recorrer los cinco puntos que componen esta acción, conocemos en profundidad la historia de estos alimentos y cómo en contextos culturales, económicos y políticos han ido modelando y construyendo tanto nuestro paladar como la gastronomía.

Conflict Kitchen. Food Design. Política en el plato

El tan manido dicho “somos lo que comemos” se aleja cada vez más de su interpretación meramente fisiológica para tener un significado mucho más complejo. No sólo somos lo que comemos, sino que en nuestro plato tenemos una ración de política muy interesante. Detrás de la gastronomía no solo hay alimentos y tradición culinaria. Por encima de ello, hay decisiones geopolíticas que condicionan nuestra cultura y nuestros paladares.

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos 0

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.