Duomo Hotel

Comparte

Rimini acoge el primer experimento de Ron Arad con la hostelería italiana. El Duomo, inaugurado hace tres años, se ha convertido en un hotel de referencia para todo viajero ávido de nuevas sensaciones visuales. Un espacio contemporáneo más allá de tendencias.

En la película Vitelloni, de 1956, el cineasta Federico Fellini retrataba a un grupo de jóvenes gandules en una ciudad provinciana de la costa adriática. Sus playas y el tedio de sus vidas no escapaban de la crítica incisiva que el entonces joven director quería dedicar a Rimini, su ciudad de origen.

Después del Lido veneciano, Rimini es hoy el segundo centro turístico de la costa este italiana y sede del primer hotel realizado por Ron Arad en Italia. En esta localidad de 140.000 habitantes, la vida nocturna es un atractivo importante para el viajero. Por eso, a la hora de realizar el interiorismo del Duomo, el planteamiento del arquitecto israelí partió de la calle en un movimiento del exterior hacia el interior del hotel.

Atento al ambiente nocturno que se vive fuera, el hotel se plantea como un club con habitaciones, con su centro neurálgico en el bar. Allí se erige una mesa de mezclas de acero inoxidable y de líneas futuristas que espera a los mejores dj´s de Ibiza y Nueva York. Los propios materiales empleados en esa área reflejan esa continuidad de fuera-hacia dentro: la fachada del palacete original está en parte cubierta por placas de cobre que discurren sin interrupción hasta el bar, cuyas paredes están forradas del mismo material.

Incluido en la cadena Design Hotels, el hotel se reivindica como un punto de encuentro en un itinerario cultural y gastronómico. De ahí que los elementos públicos del Duomo sean objeto de sorpresa: la entrada principal es digna de una discoteca de copete, pero su mostrador parece sacado de la recepción de un hotel galáctico: un gran anillo de acero espera al huésped, causándole a modo de bienvenida un primero y fuerte impacto visual.

Es evidente que Ron Arad no pretende que los clientes se sientan como en casa. Su objetivo es “dar un sentido concreto y una idea de confort, con fácil acceso a la información, al entretenimiento y al ambiente”. Una perspectiva moderna para un hotel que se proyecta en el futuro sin renegar del pasado. Para lograr este objetivo, era imprescindible crear una atmósfera intemporal con la que atraer una clientela más joven.

Las habitaciones tienen un punto de habitáculo espacial pero con mayor amplitud. Juegan con los movimientos de luces y sombras que confunden el día y la noche para acentuar la idea de infinitud, cuya metáfora queda reflejada en el anillo de recepción. Las camas se encuentran frente a los ventanales, mientras que el vestidor y el baño se alojan en un cubo de colores que funciona como cabecero de la cama, con un enorme ojo de buey encima.

El mobiliario, por su parte, integra algunas de las creaciones más famosas de Arad. La librería gusano o Bookworm para Kartell y la silla Tom Vac para Vitra se incorporan a unas habitaciones funcionales, caracterizadas por la línea curva que identifica el trabajo del diseñador. Desde los sanitarios hasta los edredones, todos los elementos de la decoración son odas al bucle, a la onda y al círculo en todas sus variaciones: algo que podemos ver, aunque a menor escala, en la planta séptima del hotel madrileño Puerta América. Frente a éste, el Duomo es una verdadera exposición monográfica en torno a Arad que se extiende a los demás espacios. Sus piezas pueblan también el bar y el restaurante, que cuenta además con la colaboración del gastronauta Davide Paolini, famoso en Italia su peculiar perspectiva de la comida a la que considera un médium artístico y cultural.

Pierpaolo Bernardi, propietario del edificio, no se equivocaba al contratar al equipo de Ron Arad Associates para el proyecto. Bernardi ha conseguido borrar de nuestro recuerdo el ambiente rancio de balneario que retratara Fellini medio siglo atrás. Inaugurado hace tres años, Duomo plantea la funcionalidad del hotel como una experiencia visual decididamente estética. Modernidad curva más allá de tendencias. www.duomohotel.com

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos 0

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Tags

Comparte