Do Ho Suh. Arte coreano para el mundo

Comparte

Do Ho Suh. Arte coreano

Entrar en la órbita de Do Ho Suh, surcoreano nacido en 1962, es comenzar una trayectoria de traslación envolvente y fascinante. Sus obras tienen un peso intelectual y emocional que nos traslada, por un lado, a una sociedad numerada y compacta; y por otro, a las áreas de intimidad y nostalgia de su autor.

Do Ho Suh. Arte coreano

La relación entre lo individual y lo colectivo es uno de los pilares de su currículum artístico: esa pérdida de identidad a favor del grupo, del anonimato y el espacio interpersonal. Un reflejo de la sociedad militarizada donde creció Do Ho Suh y en la que el grupo tiene un peso importantísimo como representación de la unidad. La unidad de un pueblo frente a la constante amenaza de sus vecinos del norte. Todo ello es muy visible en propuestas como Floor o en Some/One, donde miles de chapas metálicas forman una gigantesca chaqueta militar con estética oriental. Distintivos tras los que se esconde la biografía de aquellos sujetos a los que pertenecieron.

Do Ho Suh. Arte coreano

El segundo tema esencial para este surcoreano tiene que ver con sus constantes viajes y su dualidad geográfica. Hablamos del desarraigo por el abandono de su país natal para vivir desde hace años en Nueva York. Hablamos de obras que versan sobre la nostalgia, la soledad o la sensación de no pertenencia.

Do Ho Suh. Arte coreano

Observando estos trabajos recordamos una de las escenas míticas de Leolo. Aquella en la que su protagonista, sin más luz que la de la nevera entreabierta, leía un pasaje de El valle de los avasallados de Réjean Ducharme: “Solo encuentro momentos verdaderamente felices en mi soledad. Mi soledad es mi palacio. Ahí tengo mi silla, mi mesa y mi cama, mi viento y mi sol. Cuando estoy sentada fuera de mi soledad, estoy sentada en el exilio, estoy sentada en un país de engaño”.

Do Ho Suh. Arte coreano

Esta sensibilidad casi desvanecida es la que se percibe en sus edificios-escultura: creaciones volátiles, translúcidas, frágiles, de una delicadeza y una contundencia brutales. Además de una ejecución técnica impecable, sus propuestas reiteran estas temáticas del autor como un eterno viajero entre dos sociedades y sus contradicciones: la americana y la surcoreana. Piezas que, como raíces desnudas, acentúan la idea de no pertenencia, de inmigración emocional, cultural y política.

Do Ho Suh. Arte coreano

De aquí esa obsesión por reproducir sus espacios vitales: Seoul Home, L.A. Home, New York Home o Baltimore Home. Grandes instalaciones realizadas con sedas, telas y varillas metálicas, que constituyen una arquitectura leve: esa casa en la espalda, esa sensación de recuerdo efímero. O lo que es lo mismo, el peso del pasado en un presente que podría deshacerse con un sencillo soplido. |

Do Ho Suh. Arte coreano

Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano Do Ho Suh. Arte coreano

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos 8

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.