Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla

Comparte

Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla

Durante muchos años, los políticos locales pensaban que la construcción de equipamientos culturales iba a asegurarles su reelección. Poco importaba que después no hubiese fondos para asegurar una programación y un mantenimiento acorde con el edificio. Muchos de ellos quedaban vacíos y degradados, en una suerte de ruina contemporánea. La arquitecta madrileña Izaskun Chinchilla ha acometido la reforma del Castillo de Garcimuñoz consciente de estos errores. Por ejemplo, decidiendo limitar las áreas calefactadas a 250 m2, de los 2.000 totales dedicados a mediateca, sala de exposiciones, cine de verano o mirador. La mayoría de los visitantes pasarán durante la temporada estival por la A-3, que une Madrid y Valencia, lo que favorece un uso intensivo de los espacios exteriores.

Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla

Como explica la autora, diferentes circunstancias han hecho del Castillo de Garcimuñoz un espacio constituido por multitud de fragmentos incompletos. Su propuesta se comporta como un sistema ortográfico: las nuevas piezas añadidas son tan pequeñas y ligeras como los puntos y las comas de un texto. Su colocación permite comprender y presentar el intrincado legado de esta fortaleza. Diferentes estrategias y grupos de materiales ayudan a separar perceptivamente elementos que proceden de diversas épocas, contribuyendo a la claridad de la datación histórica. Además, el reducido tamaño de los elementos, los materiales empleados y sus uniones en seco han permitido una construcción económica, sencilla, sostenible y reversible: el proyecto se podría borrar en un futuro, sin haber alterado apenas la antigua alcazaba musulmana en la que se ha acomodado. Bien hallados sean parásitos arquitectónicos tan eficaces y optimistas.

Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla Castillo de Garcimuñoz. Izaskun Chinchilla

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos 0

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.