Andrea Branzi, el observador del mundo. Por Elena Salmistraro

Comparte

Andrea Branzi no era solamente diseñador. Fue también un atento observador del diseño y del arte. Su honda comprensión y su capacidad única para interpretar el pasado y proyectar el futuro fueron inigualables.

Elena Salmistraro
Elena Salmistraro

2012 quedará marcado como mi inicio en el mundo del diseño. Ese año había decidido realizar mi primera colección de objetos autoproducidos: una experiencia llena de pasión y de sueños. Había hecho a mano un sofá y unas lámparas de papel maché, además de una serie de jarrones en terracota de formas voluntariamente ovaladas. En aquel momento, estaba envuelta en una niebla de incertidumbre. No sabía qué esperar de aquella aventura de la que, posiblemente, no esperaba nada.

Animali Domestici. Zabro. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Animali Domestici. Zabro. Andrea Branzi
Axale. Cassina. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Axale. Cassina. Andrea Branzi

Aun así, la vida tiene una manera extraordinaria de sorprenderte. Semanas después, llegó una noticia que cambiaría el curso de mi carrera y que, indirectamente, daría lugar a estas palabras. La Trienal de Milán se puso en contacto conmigo: mi extraña familia de jarrones había sido seleccionada para participar en una prestigiosa exposición itinerante titulada The New Italian Design. 2.0, comisariada por Silvana Annicchiarico y Andrea Branzi. Y hoy estoy aquí para rendir homenaje y dar las gracias a Andrea Branzi, que lamentablemente nos dejó el 9 de octubre.

Andrea Branzi. Foto: © Kai Jünemann
Andrea Branzi. Foto: © Kai Jünemann

En los años siguientes, tuve el privilegio de coincidir personalmente con él en un par de ocasiones. Sin embargo, entre nosotros existía un vínculo que superaba estos encuentros puntuales. Ambos compartíamos el mismo ceramista, por lo que me gusta imaginar que, mientras yo miraba sus productos entre miles de moldes listos para la cocción, él hacía lo mismo con los míos. Era una conexión, una afinidad intangible que nos unía a través de la cerámica y que convertía todo esto en algo más especial y poético.

Century Sofa. Zanotta. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Century Sofa. Zanotta. Andrea Branzi
Animali Domestici. Zabro. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Animali Domestici. Zabro. Andrea Branzi

Andrea Branzi no era solamente diseñador. Fue también un atento observador del diseño y del arte. Su honda comprensión y su capacidad única para interpretar el pasado y proyectar el futuro fueron inigualables. Su ecléctica trayectoria y su vasta producción artística dan testimonio de su versatilidad y de su excepcional talento. Pero la contribución de Branzi a la historia fue más allá de la creación de mobiliario. Con el colectivo Archizoom Associati, formó parte de una revolución que desafió las convenciones y las expectativas. Los suyos fueron trabajos audaces y experimentales que conformaron las bases para una nueva concepción del diseño y que abrieron el camino a una nueva generación que iba a pensar a lo grande.

Safari. Poltronova. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Safari. Poltronova. Andrea Branzi

Además de un curador visionario, también participó en la literatura de esta disciplina, explorando su contexto histórico. Su libro Introduzione al design italiano. Una modernità incompletafue una lectura reveladora para mí. En sus páginas descubrí las profundas raíces del diseño italiano, me reconocí en el poder de las piezas animistas de las antiguas casas romanas y comprendí el fuerte vínculo entre funcionalidad y emoción. Branzi nos enseñó que antes que los objetos están las ideas, la religión, la cultura, la política y, sobre todo, las personas. Demostró que esta disciplina es un reflejo de la sociedad en la que se nace, un lenguaje que habla de valores, deseos y aspiraciones.

Tree 5. Andrea Branzi.. Mimèsis. Exposición de diseño biofílico. Centro Pompidou-Metz
Tree 5. Andrea Branzi. © Adagp, Paris, 2022 / Centre Pompidou, MNAM-CCI/Philippe Migeat/Dist. RMN-GP
Mama-o. Alessi. Andrea Branzi. Diseño radical italiano
Mama-o. Alessi. Andrea Branzi

Pero no se limitó a contemplar el pasado, delineó también el futuro. Para él, el diseño era un proceso en continua evolución, que se adapta a las exigencias y desafíos del momento. Nos ofreció una guía invisible y nos marcó el modo de abrazar la innovación y la creatividad. Fue un gran pensador y su influencia permanecerá indeleble en la historia. Solo nos queda por decir : Gracias, Andrea. | Elena Salmistraro

Tu opinión importa

Dinos, ¿qué te ha parecido este artículo?

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 162

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Si te ha gustado este artículo también puede interesarte...